50 Aniversario de Iberclima

La Vanguardia publica un artículo en ocasión de nuestro aniversario

“Siempre hay que ponerse en lugar del cliente y encontrar la solución”

El pasado verano fue uno de los más calurosos del siglo y el aire acondicionado se convirtió para particulares, empresas y negocios en un bien de primera necesidad indispensable. Ante esta terrible ola de calor, Iberclima dio la repuesta a todas las demandas de sus clientes como ha venido haciendo desde su fundación en 1966.

-¿Qué diferencia a Iberclima de otros instaladores?

En que no sólo somos instaladores. Primero diseñamos una solución a su medida. Desde el pequeño aparato doméstico hasta la ins- talación necesaria para una gran superficie. Nuestro departamento técnico diseñará un proyecto. Y después de la instalación de un sistema de aire acondicionado, viene el man- tenimiento, las puestas a punto, la garantía. Nos diferencia también en que tanto una instalación doméstica como una industrial son igual de importantes para nosotros. Y lo más importante, el equipo de profesionales que se implica tanto como si la empresa fuese suya.

-¿Por lo tanto ustedes también ofrecen servicios?

Lo realizamos a través de Iberclima Servicio, que es sólo para dar servicio de garantía a nuestros equipos instalados y para atender todas las posibles incidencias. El mercado hoy en día es muy exigente, no te puedes permitir el fallar a un cliente. Nos diferencia el que creemos que los clientes son para siempre.

-¿Con qué marcas trabajan?

Sólo trabajamos con marcas que responden a nuestras necesidades que al fin y al cabo son las de nuestros clientes. Sólo con las mejo- res . Sólo instalamos equipos de marcas que pueden cumplir con los estándares de cali- dad que exigimos en nuestras instalaciones. Las que mejor eficiencia energética tienen, las que utilizan tecnologías más avanzadas, las que tienen equipos más silenciosos, con menos consumo, las que utilizan gases refri- gerantes ecológicos...

-Cumplidos 50 años, ¿cuáles son sus planes de futuro?

Seguir ofreciendo nuestra experiencia, seguir manteniendo a los clientes y ganando nuevos, seguir sufriendo cuando alguna instalación no acaba de ir bien hasta encontrar la solución , seguir trabajando sin descanso y sin horarios hasta dejar satisfecho al cliente. Seguir ter-minando las jornadas sabiendo que hemos hecho todo lo posible para satisfacer sus ne- cesidades. Seguir teniendo ganas de volver al día siguiente a trabajar. Seguir tratando a nuestros proveedores como a amigos. Seguir creyendo que una empresa familiar como la nuestra es una empresa con alma y sin la implicación del primero al ultimo trabajador no podemos crecer. La solución está en el aire.